sábado, 15 de mayo de 2010

Postres deliciosos y bajos en calorías

Si sois unos golosos empedernidos tomad nota de estas recetas de dulces. Son ligeros, bajos en calorías y riquísimos. Hazlos tú misma o cómpralos, pero no renuncies a comer dulces.

¿Comerías dulces a todas horas? ¿Tu cuerpo te pide azúcar y energía? Dáselo pero de forma inteligente: con pocas calorías, sin grasas saturadas y muchos nutrientes. Tartas caseras, recetas de postres sencillísimos, deliciosas galletas y bollitos naturales sin grasa, sorbetes y helados nutritivos y bajos en calorías. Algunos puedes prepararlos tú misma; otros puedes encontrarlos en las exquisitas tiendas que hemos encontrado.

Sólo un consejo: dosifícate, en pequeñas dosis, comer dulces sanos no influirán en tu línea.

Apúntate a estos postres

Si eres de las que después de comer necesita algo dulce, te van a encantar nuestras propuestas. Además, cada una tiene un efecto beneficioso añadido. Nuestra sugerencia: toma uno cada día de la semana al medio día o por la noche.

- Antioxidante. Echa en un bol arándanos, frambuesas y fresitas (los venden en cajitas en el súper) y cúbrelos con un yogur desnatado de fresa o ¡chocolate! Tendrás un postre de capricho por menos de 100 calorías.
- Digestivo. Para quienes tienen digestiones pesadas o cierta intolerancia a la lactosa la papaína será un descubrimiento. Mezcla trozos de papaya con un yogur de soja (los de la marca Soja Sun están tan ricos como los normales y puedes encontrarlos en tiendas de dietética de El Corte Inglés). El sabor frambuesa-fruta de la pasión es perfecto y delicioso para hacer esta mezcla.

- Crujiente y energético. Mezcla un yogur natural desnatado con un puñadito de frutas deshidratadas (en supermercados y tiendas de frutos secos). Con un toque de arroz inflado, tendrás el crujiente perfecto.
- Bajísimo en calorías. Una parte de yogur natural desnatado, una parte de compota de manzana, un toque de canela, y tendrás un postre dulce, digestivo (la fruta cocida se digiere mejor que fresca) y con muy pocas calorías.
- Macedonia tropical. Echa en un bol trozos de piña fresca, de papaya y de mango… no necesitarás nada más. Un postre especialmente indicado si tu comida ha sido rica en grasas, ya que estas frutas ayudan a metabolizarlas más rápido.
- Pastel de manzana y pera casero. Prepara esta tarta el fin de semana y reparte las raciones durante la semana, pero que no sean sólo para ti. Extiende una base ligera de hojaldre en un recipiente redondo de horno. Corta varias manzanas reinetas en gajos y ve colocándola en varias capas de semicírculos. Añade también trocitos de pera. Cubre con azúcar dietético, un toque de canela y ¡al horno!
- Dulce de mebrillo. Otro postre energético perfecto si vas a tener un día movidito. ¿Nuestra recomendación? Hazlo tú misma cociendo los membrillos con sacarina y deja los trozos enteros para tomarlos con el almíbar resultante de la cocción.

Para la merienda: ¡palomitas con caramelo!

¿Te encantaban cuando eras pequeña? Puedes volver a comerlas de vez en cuando si las haces tú misma para evitar grasas extrañas y exceso de azúcar. ¿Cómo? Compra maíz en una tienda de frutos secos (nada de bolsas preparadas) y hazlo en una olla con unas gotitas de aceite de oliva. Cuando las tengas, calienta en una sarten u olla grande agua con varias cucharas de azúcar (puede ser de dieta). En cuanto se ponga marrón y antes de que empiece a espesar, echa las palomitas y remueve sin parar.

Dulces: mejor caseros

El truco para que los dulces no engorden demasiado es reducir las cantidades de azúcares y grasas. Y eso sólo lo tendrás asegurado si los haces tú misma en casa o compras dulces bajos en calorías hechos con ingredientes naturales. Ten en cuenta que en mucha bollería industrial se emplean grasas 'trans', muy perjudiciales para la salud y la línea. Te damos algunas recetas:

- Bizcochos con manzana. Su receta es la clásica del yogur natural.
Ingredientes: 1 vasito de yogur, 1 vasito de aceite de oliva suave, 1 y ½ vasitos de azúcar o edulcorante, 3 ó 4 huevos, 3 vasitos de harina para repostería en la que mezclarás un sobrecito de levadura y 1 manzana.


Preparación: bátelo todo pero no demasiado, echa la masa en un recipiente de horno untado de mantequilla y después ralla una manzana por toda la masa. Precalienta el horno (180º) y mete el bizcocho (no abras el horno hasta que haya subido). Cuando se enfríe, espolvorea con azúcar glass mezclado con canela, córtalo en rectángulos y ponlos en papel de magdalena.

- Crepes de chocolate. Si incluyes el chocolate en la receta en lugar de añadirlo y las rellenas de fruta o compota, tendrás un dulce ligero, sano y nutritivo.
Ingredientes: 4 huevos, 1 taza de harina, ½ taza de azúcar o edulcorante, 4 cc de cacao en polvo, 2 cc de mantequilla derretida y 2 tazas de leche desnatada.
Preparación: bate los huevos con la harina y añade el azúcar, el cacao y la leche. Al final, añade la mantequilla. Deja reposar esta masa 30 minutos. Haz los crepes, sólo por un lado, en una sartén ligeramente engrasada. Si puedes permitírtelo, el acompañamiento ideal es una bola de helado, lo hay bajos en calorías…

- Bombones de fresa. No podrás resistirte a esta delicia.
Ingredientes: 2 yogures de chocolate o naturales desnatados, 400 g de fresas, 4 hojas de gelatina, edulcorante y unas hojas de menta.
Preparación: Pon la gelatina a remojo, bate los yogures y calienta dos cucharadas para disolver la gelatina. Añade el resto del yogur, limpia las fresas, rocíalas de edulcorante y mójalas en la crema de yogur. Ponlas en una placa y mételas en la nevera hasta que se endurezca la cobertura. Adorna con la menta.

- Espuma de limón. Delicioso como postre o entre horas, esta tarta te resultará muy ligera.
Ingredientes: 1 dl y ½ de zumo de limón, ralladura de limón, 100 gramos de edulcorante, 3 hojas de gelatina, 100 g de queso fresco, 100 de nata montada y dos claras.
Preparación: hierve el zumo de limón con 80 g de azúcar y la ralladura. Apártalo y añade la gelatina previamente remojada en agua. Cuélalo todo y añade el queso. Déjalo enfriar y añade la nata montada. Monta las claras a punto de nieve, añade el azúcar restante e incorpóraselo a lo anterior. Échalo en un molde pasado por agua fría y mételo en la nevera hasta que cuaje.

Delicias dietéticas

En supermercados ecológicos, grandes superficies, tiendas de delicatessen y las boutiques dietéticas de El Corte Inglés puedes encontrar líneas de dulces integrales, bajos en calorías y elaborados con productos naturales riquísimos y libres de grasas saturadas. Special Line, Bio Century, Santiveri, La Casa Vital, Soria Natural o El Granero Integral son algunas de las mejores marcas. ¿Nuestros preferidos? Las cookies de chocolate de Special Line, los bizcochitos de Biocentury, las palmeritas integrales de El Corte Inglés y las golosinas de La Casa Vital.

Batidos, helados y sorbetes

Con el buen tiempo, cada vez te apetece más comer y beber cosas ligeras y frescas, incluidos los dulces. Es la época de los helados, batidos, sorbetes y granizados, que no debes rechazar pensando sólo en las calorías. Si son caseros o artesanales, los helados pueden convertirse en un alimento delicioso y nutritivo que no tiene por qué desequilibrar tu dieta. Un buen helado puede servirte para merendar; después de comer o cenar lo ideal es un sorbete, más ligero en calorías. Los batidos son perfectos para el desayuno, la merienda o incluso para una cena ligera si llevan ingredientes nutritivos como leche, yogur, frutas e incluso frutos secos o verduras. Aquí tienes algunas recetas:




- Helado de leche merengada. Una receta tradicional, nutritiva y sanísima.
Ingredientes: 1l de leche desnatada, azúcar o edulcorante al gusto, 1 rama de canela y ralladura de limón.
Preparación: cuece la leche con todos los ingredientes. Saca la rama de canela y mételo en el congelador. Cada cierto tiempo sácalo y dale vueltas para que vaya adoptando una textura cremosa. Delicioso y perfecto para acompañar tartas.

- Sorbete de fresa. Un postre perfecto para el verano con muy pocas calorías.
Ingredientes: ½ kilo de fresas, 250 g de edulcorante, 2 cc de zumo de limón, 2 claras de huevo.
Preparación: lava las fresas y ponlas a cocer con un poco de agua. Escúrrelas y pásalas por un pasapurés. En otro cazo, calienta medio ½ litro de agua con el azúcar y el zumo de limón, remueve hasta que se disuelva el azúcar y déjalo enfriar.

Cuélalo y mételo en la nevera mezclado con el puré de fresa. Cuando esté frío mételo una hora en la nevera, sácalo y bátelo. Monta las claras y añádeselas, vuelve a meterlo otra hora en el congelador, sácalo, bátelo de nuevo y vuelta al frigo hasta la hora de servir. Sírvelo en copas con un barquillo de chocolate y unas hojas de menta.

- Batido de plátano y yogur. O de frambuesas, o de chocolate, o de piña… con leche o con yogur.
Ingredientes: 1 plátano, 1 yogur desnatado, 1 cucharada de miel o edulcorante, 1 cucharada de extracto de vainilla, 1 cucharada de agua y 2 cucharadas de limón.
Preparación: bátelo con unos cubitos de hielo y tendrás una merienda nutritiva y fresquita.

Helados con calorías 'mini'

Ahora que se acerca el buen tiempo, no te prives de los helados, si son naturales, resultan un alimento sano, nutritivo y no necesariamente súper calórico. En las glamourosas heladerías Bajo Cero todos los helados son bajos en grasas y calorías. La modelo Nieves Álvarez y el modisto Roberto Torreta están detrás de esta feliz idea. Los helados de Bajo Cero son totalmente artesanales y ¡libres de grasa!
¿Los sabores? Absolutamente irresistibles: fresa con pétalos de rosa, chocolate 101 noches con crujiente, mascarpone con higos macerados, almendras de Tahití… En Bajo Cero también encontrarás exquisitos y preciosos pasteles bajos en grasa, que puedes acompañar con una taza de chocolate con canela, menta o cobertura de chocolate. En verano, no te pierdas sus batidos y granizados. ¿Lo mejor? Te llevan a casa cualquiera de sus delicatessen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada